Assign a 'primary' menu

Evita la locura para poder progresar

Leyendo el título arriba, la mayoría seguramente dirá “¡ah que bien, así todos progresamos porque la mayoría no está loca!”. Pero si nos aplicamos la definición atribuida a Albert Einstein de locura a nosotros mismos, es muy probable que otro gallo cante. Arranque de locura

¿Cuál es esta definición de locura de Einstein a la que me refiero? Pues bien, a él se le atribuye la siguiente expresión: “Locura es llevar a cabo la misma acción repetidas veces y esperar que los resultados cada vez sean diferentes”.

Si aplicamos esta definición, la verdad es que muchos de nosotros estamos chiflados porque, por ejemplo, ¿quién de nosotros no ha hecho clic en la computadora en algún icono y, cuándo no funciona como esperamos, volvemos a hacer clic en el mismo icono vez tras vez? o, al estar bajas las pilas del control remoto de la TV ¿quién no ha presionado los botones repetidas veces y con más fuerza para producir el efecto deseado?

La verdad es que, en los casos mencionados arriba, como en muchos otros, no es tan relevante si actuamos como “locos einsteinianos” o no. En algún momento, que para algunos llega más rápido que para otros, nos damos cuenta que nuestra “cliquería” no está produciendo el efecto deseado en el ordenador, o que nuestro presionar más fuerte los botones del control remoto no recargará las pilas y hará que funcione de nuevo.

Sin embargo, hay situaciones en la vida que nos pueden afectar más seriamente si permitimos que nos siga patinando el coco creyendo que las exactas mismas acciones causarán resultados diferentes. ¿Qué tal del proceso que utilizamos para bajar de peso, por ejemplo? ¿Hacemos siempre lo mismo y esperamos resultados diferentes? ¿La misma rutina de ejercicios, las mismas dietas, vez tras vez, pero esperando resultados diferentes? o ¿qué hay de por qué nunca tenemos dinero al fin del mes? (nota que me incluyo) ¿Nos preguntamos por qué es siempre así pero, al mismo tiempo, continuamos haciendo lo mismo durante todo el mes y teniendo los mismos gastos?

El punto al que quiero llegar es que para poder progresar, tenemos que efectuar cambios, no hay alternativa. De hecho, el progreso significa cambio en dirección positiva. El progreso es no permanecer estáticos, sino avanzar hacia nuestras metas, cualesquiera que estas sean.

Un problema muy común relacionado con la “locura” mencionada anteriormente, es que, una vez que caemos en una rutina, es bien difícil el salir de ella. Nos encanta permanecer en un estado de comodidad que no implique ningún esfuerzo extra, aunque esto no nos lleve a ningún lugar pero, al mismo tiempo, deseamos tener resultados que muestren que no estamos atascados en el pantano de la conveniencia y la satisfacción vacua y nos quejamos porque esa no es nuestra realidad.

¿Cómo escapar de esta situación paradójica? Reconociendo que si queremos progresar tenemos que aceptar dos factores indispensables, a saber, el CAMBIO y la INCOMODIDAD que este cambio causará. Si estamos conscientes de esta realidad, será más fácil que progresemos, porque sabremos de antemano que no será como quedarse durmiendo un Sábado por la mañana hasta tarde.

Sabiendo que para poder progresar tenemos que actuar de manera diferente cuando lo que hacemos no produce los resultados deseados, nos ayudará a evitar el convertirnos en un caso digno del “manicomio” 🙂

 

About the Author mrbock

Leave a Comment: