Assign a 'primary' menu

Lo más importante es empezar

Ayer tuve una interesante conversación con un viejo compañero de colegio. Lo interesante es que él, después de años trabajando en su profesión, ha decidido empezar un nuevo capítulo en su vida. Durante años ha observado lo que ocurre a su alrededor en su país, y cómo miles de personas sufren, no solo en sentido material, sino también emocional y hasta espiritual. Su país, localizado justamente en el centro del continente americano, ha ido descendiendo, deslizándose por el tobogán de la desesperación y hasta, según la opinión de algunos, la ruina. En los últimos años, este país centroamericano se ha graduado de ‘carreras’ no muy halagadoras y ha recibido títulos vergonzosos como “la capital mundial del crimen”. Me estoy refiriendo a Honduras, un pequeño país en el corazón de Centroamérica que, en los últimos años se ha hundido en la miseria, el crimen, la desesperación y la pérdida no solo de la esperanza sino que, para muchos, hasta de la vida.

 

Sin embargo, este estimado ex-compañero todavía ve un rayo de esperanza y la posibilidad de empezar a dar un giro a la situación para mejora, y ha decidido HACER ALGO AL RESPECTO. En su caso, él es de la opinión que participando en la política, tendrá muchas más oportunidades para ejercer un contrapeso a la situación que si solo se dedica a quejarse o ponerse simplemente a morir. De todo corazón es mi deseo que tenga éxito en sus planes y, lo que es más, que sus acciones creen una avalancha que impulse a otros a actuar, a empezar algo nuevo y mejor, tal y como él lo está haciendo y así, junto con una mayoría positiva, mejorar la situación del país.

Y ese es, precisamente, el punto que deseo tocar en esta ocasión. Solamente si empezamos algo, lograremos algo. Es cierto, todos nosotros tenemos muchos sueños, ideas, esperanzas y hasta, lo que podríamos llamar, un destino. Pero mientras no tomemos acción en el mundo real, todos estos solamente existen en el ámbito de la fantasía y la ilusión. La fábrica que convierte los sueños en realidad, empieza con la primera acción física que tomemos.

Por ello, “empezar”, “comenzar”, “iniciar” deberían ser palabras comunes en nuestro vocabulario diario. Si hacemos de empezar algo rutinario en nuestras vidas, ¿qué probabilidades crees que tendrás de lograr más? Obviamente solo puedes terminar algo que previamente has iniciado. Muy a menudo se nos recuerda que debemos ‘terminar’ lo que empezamos. Como si terminar fuera la parte más importante de la ecuación. Pero la verdad es que no es así. Comenzar es más importante.

Todas las personas exitosas que existen, en cualquier área del quehacer humano; son exitosas porque empezaron algo. Se atrevieron a iniciar un nuevo camino. A veces, aun en contra del ‘sentido común’. El punto es: TOMARON ACCIÓN. Pero ¿qué hay si no tienes éxito al primer intento? ¿o al segundo, o tercero? Empieza de nuevo, una y otra vez, hasta que funcione. Claro, procura que cada intento sea mejor que el anterior, mediante analizar donde fallaste, si esto es posible y aplicar las lecciones que hayas aprendido.

Ya sea a nivel personal, en tu vida privada, en el aspecto social, económico o moral, solo si tomas las riendas de las situaciones mediante iniciar algo, aunque sea pequeño, sentirás que estás en control de tu vida. Aun si al final no logras todo lo que te has propuesto, por lo menos tendrás la satisfacción de haber dado lo mejor de ti. Y, sin lugar a dudas, tu situación será mejor al final que al principio. Y créeme, no te arrepentirás.

About the Author mrbock

Leave a Comment: