Assign a 'primary' menu

¿De verdad mató la curiosidad al gato?

Curiosidad por cortesía de Curiosidad - por cortesía de Rosemary Ratcliff“Curiosidad”, una palabra que evoca imágenes de gatos difuntos que han perdido su vida porque quisieron saber más de lo que pasaba a sus alrededores, porque como dice el refrán: “la curiosidad mató al gato” ¿no es cierto?

En muchas ocasiones, cuando hacemos muchas preguntas o manifestamos una actitud demasiado curiosa para ciertas personas, se nos receta precisamente esa expresión. Pero ¿es realmente la curiosidad algo malo, que debemos evitar por su supuesta peligrosidad y connotaciones negativas?

La verdad es que si fuera cierta la expresión arriba mencionada, nos encontraríamos los restos de una gran cantidad de gatos todo el tiempo porque por naturaleza los gatos son curiosos, especialmente cuando pequeños. Y como seres humanos viviríamos en temor vidas muy, pero muy aburridas.

Yo me atrevo a aseverar que la curiosidad es una de las mayores fuentes generadora de novedades y satisfacciones en nuestras vidas. Puede abrirnos la puerta a una vida más excitante y remuneradora. ¿Cómo así?

La otra cara de la curiosidad

Los humanos son curiosos por naturaleza. Solo tenemos que observar como un pequeño examina sus alrededores cuando es puesto en un nuevo ambiente por primera vez. Este proceso de ser curioso le suministra nuevas experiencias y descubrimientos que enriquecen su corta vida. A medida que descubre más y ensancha sus horizontes, se reafirma un patrón en su subconsciente que lo lleva a querer descubrir y experimentar nuevas cosas constantemente. Pero llega un momento en que su curiosidad pasa los límites establecidos por ciertas personas (generalmente sus propios padres) y allí es donde empieza un reentrenamiento de este hábito y expresiones como “la curiosidad mató al gato” se convierten en una nueva filosofía de vida.

Pero hay muchas ocasiones en las que hasta el menos inquisitivo se le despierta la curiosidad, como cuando se conoce a una persona a la que encontramos atractiva, o cuando se inicia un nuevo hobby o desarrollamos un nuevo interés.

¿No es cierto que en estos y otros casos quieres saber todo lo que puedas, ya sea sobre la persona o el tema que te atrae? ¿No es cierto que buscarás la manera para satisfacer tu curiosidad? Esto es bueno y excitante y está comprobado científicamente que tiene resultados buenos para tu felicidad y bienestar como persona.

Curiosidad y la Ciencia

Se han hecho experimentos científicos que prueban que la anticipación que sentimos al momento de querer descubrir algo por lo que sentimos curiosidad, genera un aumento en la secreción de la hormona dopamina en nuestro cerebro, especialmente cuando nos imaginamos de antemano, aun a nivel inconsciente, las gratificaciones de que nuestra curiosidad sea satisfecha, de descubrir algo nuevo.

Cuando reconocemos algo como una novedad o un desafío, pero todavía interesante, y nos sentimos como un niño a punto de abrir un regalo, la cantidad de dopamina en el cerebro incrementa perceptiblemente. La dopamina es una hormona que está relacionada con los sentimientos de motivación y recompensa.

Obviamente, cuando nuestra curiosidad es satisfecha y experimentamos el placer que el sentimiento de recompensa nos proporciona, no solo externamente, pero también a nivel del sistema nervioso central y emocional, nos sentimos bien y se refuerza el hábito de ser curiosos. Tal como ocurrió cuando eramos críos.

El lado negativo

Pero es necesario ser realistas y reconocer que, en ciertas ocasiones, el satisfacer nuestra curiosidad puede traernos consecuencias negativas. Muchos han caído en la ruina por su necesidad de satisfacer su curiosidad respecto a los efectos que las drogas producen en nosotros, por ejemplo. De allí que sea importante mencionar que es necesario templar la necesidad de satisfacer nuestra curiosidad con sentido común y sabiduría, para evitar actuar estúpida e irracionalmente de maneras que afecten nuestro propio bienestar a largo plazo.

De manera práctica

Hay muchísimas formas como podemos manifestar y satisfacer nuestra curiosidad en la vida. Pero, para no extender este artículo indefinidamente, solo quiero enfocar la atención en un aspecto, a saber, manifestando curiosidad en nuestras relaciones con otras personas. Recuerda que ser curioso es una decisión que podemos tomar y un hábito que cada uno de nosotros como individuos podemos cultivar.

Pregúntate, ¿cuánto sabes de la gente con las que tienes tratos a diario? ¿Por qué no te propones conocerlas mejor? Una forma de hacer esto es haciendo preguntas que muestren interés en ellas como personas y luego, prestando atención a sus respuestas. Ten por seguro que descubrirás muchos detalles interesantes acerca de tus conocidos y hasta de amigos a quienes crees conocer muy bien.

Pero todavía puedes ir más allá para aumentar tu sentimiento de bienestar y satisfacer la necesidad innata de curiosidad que tenemos los humanos. ¿Cómo? Proponiéndote conocer a “nuevas” personas, integrando a nueva gente en tus círculos sociales. Y ¿de qué manera puedes hacer esto?

Tienes que tomar la iniciativa cuando se presente la oportunidad. Todos los días, a la mayoría de nosotros se nos presenta la oportunidad de interactuar con distintas personas. ¿Por qué no te propones llegar a conocer un poco mejor a estas personas? Hazles preguntas, presta atención a las respuestas de manera sincera y sé dispuesto a compartir información acerca de ti cuando se presente la oportunidad. ¿Quién sabe? Puede ser que de esta manera enriquezcas tu vida.

Dale una oportunidad a la curiosidad, asegúrate de templar esta necesidad con lógica y sentido común, olvídate del dicho acerca de gatos difuntos y descubre las delicias que una curiosidad satisfecha produce. Hay tantas cosas a nuestro alrededor todos los días que no notamos por nuestra falta de curiosidad e interés. Desarrolla el hábito de hacerte preguntas y querer conocer las respuestas, recuerda tu niñez y recupera esa emoción por descubrir cosas nuevas. Si lo logras, verás cómo tendrás menos días de aburrimiento y más de satisfacción en la vida.

¿Eres curioso por naturaleza? ¿Qué cosas te llaman la atención primordialmente? Deja un comentario contándome.

About the Author mrbock

Leave a Comment: